Arreglar el mundo

0
220

La semana anterior, Semana Santa, por supuesto me sirvió para reflexionar, sobre el hombre, sobre el mundo, sobre la existencia, debido a la presentación e importancia que  los medios de comunicación hicieron ver por la desaparición de estos FAMOSOS: Gabriel García Márquez, José Luis Feliciano Vega:  “Cheo Feliciano” y teniendo todavía en misterio la desaparición del vuelo de “Malaysia Airlines” del 8 de marzo con  239 personas, 227 pasajeros y 12 tripulantes; sumamos la tragedia del transbordador coreano: Sewol, el miércoles santo con cerca de 400 pasajeros, cerca de 238 desaparecidos, 64 personas confirmadas como fallecidas y que la presidenta de Corea del Sur, Park Geun-hye, dijo este lunes  que las acciones del capitán Lee Joon-seok, y dos miembros de su tripulación, al abandonar sus funciones era equivalente al asesinato; todo ello junto me hizo profundizar sobre la realidad del hombre y del mundo y es así como tomo para ayudar a esta reflexión un escrito que me llegó por correo electrónico y dice ser un cuento del escritor fallecido del cual lamentamos su desaparición.

El cuento citado, parte del interés de un científico preocupado por los problemas del mundo y quiere encontrar la forma de aminorarlos y así pasaba días en su laboratorio buscando respuestas para sus dudas, hasta que uno de esos días su hijo de 7 años le invadió su santuario , y nervioso por la interrupción, le pidió que se fuese a jugar, cosa que logró cuando tomando una revista en donde había un mapa del mundo, con unas tijeras hizo pedazos el mapa y con un rollo de cinta, sabiendo que a su hijo le gustaban los rompecabezas, le dijo: te voy a dar el mundo todo roto para que lo repares sin ayuda de nadie. Calculó que duraba varios días, pero no fue así, pasadas algunas horas, escuchó la voz del niño que le decía: conseguí terminarlo. ¿Cómo era posible? Y el padre le preguntó: Hijo, tu no sabías cómo era el mundo, ¿cómo lo lograste? 

Papá, respondió el niño; yo no sabía como era el mundo, pero cuando sacaste el mapa de la revista para recortarlo, vi que del otro lado estaba la figura de un hombre. Así que di vuelta a los recortes y comencé a recomponer al hombre, que sabía como era.”Cuando conseguí arreglar al hombre, di vuelta a la hoja y vi que había arreglado al mundo”.

Y por supuesto, mi gran interrogante, inmediato, es: y todos estos candidatos que quieren gobernar mi País, ¿están preocupados por el hombre, por arreglar su dignidad, su justicia, sus derechos, por su vida, por su salud, por su educación; por una Patria para todos, incluyente y con posibilidades?

Y la gran pregunta me surge al escuchar las declaraciones que el 19 de Abril de este año el ex internacional brasileño, campeón mundial en 1994 daba a una revista alemana “Suddeutsche Zeitung” al decir: “mi país vive actualmente un momento histórico en el que los ciudadanos han aprendido a darle a las cosas la verdadera importancia  y que hay muchas cosas que solucionar que son más relevantes que el fútbol”: Iniciando por los medios de comunicación, los políticos, los gobernantes y todos en general: ¿hemos aprendido a darle a las cosas la verdadera importancia, para así darle una respuesta adecuada al hombre?.

 


Source: Opinión – Portón Latino

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY